18.3.11

Mantra / Redux (I)

No creo en el napalm, en las encíclicas, en los prospectos, en los libros de viajes,en Carla Bruni, en la censura, en el petróleo, en las fronteras, en los best sellers, en los tsunamis, en los ansiolíticos, en la disciplina ciega, en los despertadores, en los cuarteles, en Michael Bay, en la velocidad, en los libros que no se leen, en César Vidal, en la vanidad, en el pecado, en los manuales de autoayuda, en los chats, en el dodecafonismo, en los Beatles, en Rubén Darío, en Jiménez Losantos, en Bucay, en Coelho, en el teatro leído, en las guías de viajes, en el hip hop, en la ópera, en los lunes, en el afterpunk, en las pústulas, en la vida eterna, en el nacionalcatolicismo, en el dolor, en la derecha del Padre, en la Santísima Trinidad, en los paréntesis, en la enfermedad, en Bucay, en Coelho, en el capitalismo salvaje, en el socialismo utópico, en los fascismos, en las corridas de toros, en el nihilismo, en la dedocracia, en las instalaciones artísticas, en el apocalipsis, en las pistolas de juguete, en los linchamientos, en Guantánmo, en las dietas, en la banda ancha española, en la ortodoxia, en que no estamos solos en el mundo,en los agujeros negros, en el gulag cubano, en la publicidad en televisión, en la televisión, en la barbarie machista, en la SGAE, en la Santa Inquisición, en el abuso de la estadística, en el antropocentrismo, en las trincheras, en las hipotecas, en la oración, en los sótanos, en la física cuántica, en la macroeconomía, en los números rojos, en la insuficiencia coronaria, en el hambre, en la abstinencia, en la soledad, en la edad media, en la pornografía, en George Bush Jr., en los testamentos, en los escombros, en la muerte de la novela, en los haiku, en los finales felices, en la inteligencia artificial, en las cámaras de gas, en la tabla periódica de los elementos, en el milagro de los panes y los peces, en Dan Brown, en las matinales de Telecinco, en Pollack, en Bucay, en Coelho, en las medallas, en Fernando Arrabal, en los bozales, en las cadenas, en el cine boliviano, en las plañideras, en el leninismo, en las lentes de contacto, en la cerveza sin alcohol, en las contraseñas, en las facturas, en la gente que no te mira a la cara cuando habla, en quienes hablar frívolamente de sus pasiones, en la brutalidad, en Bucay, en Coelho, en la metástasis, en los domingos por la tarde, en Hugo Chavez, en el café quemado, en la apatía, en Intereconomía, en los cláxons, en el índice Dow Jones, en el colesterol alto, en los huesos rotos, en la vida más allá de la muerte, en los atascos, en el pecado original, en Gran Hermano, en Betty Misiego, en el vudú, en el I Ching, en la jaqueca, en las tinieblas, en el carbono catorce, en la misoginia, en la Conferencia Episcopal, en los barrotes, en la leche desnatada, en los autobuses a hora punta, en la política exterior norcoreana, en los nacionalismos, en Bucay, en Coelho, en las esquelas, en la ley antitabaco, en los lunes, en las listas.

16 comentarios:

Anónimo dijo...

Te veo desganado hoy


Rafa


Ah, no escribiste algo parecido hace un tiempo?

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
EMILIO CALVO DE MORA dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
EMILIO CALVO DE MORA dijo...

Va por días, por horas.
Nada que perdure.
Escribí en realidad este mismo texto hace unos meses. Está retomado (redux-ado) y ampliado. He borrado inapetencias. He añadido nuevos items.
Seguirá.

Ana dijo...

Creo en lo que no crees.

Pin dijo...

Mantra, redux?
Obviando el título, que tiene su aquel, me gusta lo que escribes.
No entiendo algunas cosas, aunque incluso eso no importa.

Miguel Cobo dijo...

Me parece muy bien, don Emilio. Pero, ¿todo en el mismo nivel de descrédito? ¿Jiménez Losantos y los Beatles? Nos enseñaron en el cole que no se puede operar con magnitudes heterogéneas.

Un abrazo incrédulo.

EMILIO CALVO DE MORA dijo...

Es mucho creer, Ana.
Mantra, letanía, tira de google mismo. Redux, idem, Pin. Todo muy silábico o bisílabo.
I don't believe in Beatles, cantaba Lennon. Por eso escribo "No creo en los Beatles". Por Lennon. Evidentemente, soy crédulo en eso. Muy crédulo. Credulísimo. Pillaste la anomalía narrativa a la primera, mom ami. Premio. Abrazo intuitivo.

Joselu dijo...

Estoy de acuerdo contigo en todo menos en lo de no creer en la Conferencia Episcopal. ¿Cómo es eso? Creo que en el fondo crees, pero no lo sabes...

EMILIO CALVO DE MORA dijo...

Estoy cegado, Joselu. Estaré atento a los signos.

Juan Alberto Díaz Brene dijo...

Cosas que dices no creer son creencia mía bien arraigada, sobre todo lo concerniente a lo religioso, pero es sólo eso, la discrepancia abierta entre uno que cree y otro que, a la vista está, bien fundamentada no en este post sino en otros, no tiene a bien esa apetencia del alma, como escribes en otro lado. Admiro la opulencia del blog. Qué capacidad de trabajo, qué entrega, sr. Calvo de Mora. Volveré a entrar y a leer. Un placer.

Ramón Besonías dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Ramón Besonías dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Ramón Besonías dijo...

Lo difícil es enumerar lo que se cree, aunque algunos de tus escepticismos tienen de seguro su contrapunto en valores. No crees en las velocidad, por eso quizá ames la pausa, la serenidad, el ritual profano y placentero. No crees en el capitalismo salvaje, porque te indignas con las injusticias y la impunidad. No crees en la abstinencia, porque...

En fin, amigo. En el fondo eres un creyente, por mucho que lo disimules con tus múltiples dudas apofánticas.

Buen día, amigo. (Siento las correcciones)

Anónimo dijo...

Bordao, tío.

EMILIO CALVO DE MORA dijo...

Creer o no creer en ciertas cosas no legitima, aun exponiéndolas, censurar al otro, Juan Alberto. Eso, al menos, trato.

Se cree siempre, Ramón. A pesar del bucle negacionista, de ese vicio en la incredulidad casi mecánica hacia ciertos asuntos. Se cree en el fondo por una necesidad vital. Yo, en particular, aprecio a quien profesa una fe sentida. Debe ser hermoso. Lo de los valores, no sé. Las correcciones son estupendas.