23.2.11

Rory Gallagher: Live in Europe


Tengo un amigo que adora los discos en directo. Sostiene que confirman la valía de una banda y ofrecen verosimilitud. El disco en estudio (añade) es un engaño, una impostura, una especie de maquillado perfecto en el que todo puede ser modificado. Le encantaba Seconds out, el mejor directo de Genesis, y Paris, el sublime disco de Supertramp. Los registros en directo ofrecen a su modo una recopilación sentimental, una rendición de los grandes éxitos cosechados durante años. Los hay funcionariales, que nada aportan, como todos los que el bueno de McCartney saca de tiempo en tiempo, por hacer pasta y por seguir on the run, digamos. Y los hay imperecederos, majestuosos, clásicos en la acepción más pulcra y noble de un término que ha terminado malográndose, arrimándose a productos que no merecían esa etiqueta. Uno de los mejores discos en directo que yo he escuchado es éste de Rory Gallagher. Está grabado en Europa, en distintas ciudades, en clubs, en estadios, entre Febrero y Marzo de 1.972.
Live in Europe es adrenalina pura, exhibe sin pudor el músculo más contagioso del rock, lo contagia, consigue exactamente lo que busca: transportar un espectáculo en vivo a un registro sonoro. El rock y el blues despachado en Live in Europe pide a gritos que el oyente casual se involucre en la función y Gallagher se extenúa (con su banda) en el escenario, recreando piezas inmortales (tradicionales pasados por el arreglo en su mayoría) y dando a la historia del género clásicos (volvemos al bucle canalla de las palabras ardidas) como Laundromat o Bullfrog blues, que brillan mucho más en esta actuación que en la (más fría) grabación en estudio.
Amante del blues del delta, hijo audiófilo de Son House, Junior Wells o el mismo Robert Johnson, Rory Gallagher fue un héroe tapado, que vivió siempre al margen del oropel del rock y no se dejó embaucar por los halagos. Nunca ejerció de estrella y hasta podría decirse que mantuvo una actitud hostil hacia los medios, impidiendo que trascendiera la persona por encima del trabajo. Amó (sobre todo) su Fender Stratocaster del 61. La primera fue de segunda mano. Comprada a los quince. Reventada después en cientos de conciertos. Los años le retiraron joven del escenario y de la vida. En ocasiones, una vez al año, como quien peregrina, busco en la estantería los discos de Taste (Taste, On the boards, el directo en Wight) y los primeros de Gallagher (Deuce, Tattoo, Rory Gallagher, Irish Tour y este imprescindible Live in Europe) y me pongo a sudar hacia adentro.

.

8 comentarios:

jorge dijo...

Estoy con tu amigo, y tu como de costumbre no tienes mal gusto. Yo, aún hoy,cuando pincho el made in japan pienso que Ian, Richie y su banda están tocando dentro de mi salón, ahí,sin amplificar, sonando limpio, autentico, real, como si después de afinar en el garaje de casa le dijeras: venga tocar, y pulsaras play y rec. Hoy incluso los directos suenan a estudio. A mi hijo cuando le digo; escucha esto, fíjate la batería, parece que están aquí, y el me dice; suena a cinta. Lo que se perdieron. Un saludo

Benta dijo...

I went down to the crossroads... Oh Lord, I need the blues !!!!!

elprimerhombre dijo...

Ostras, me acabas de traer recuerdos de cuando descrubí a Rory Gallagher gracias a un amigo, y te hablo de hace más de una década. Y casi desde entonces que no he vuelto a escuchar a Rory. Gracias a tu reseña me han vuelto a dar ganas de escucharlo. Y si no recuerdo mal yo tenía grabado el de "Tatto", y la verdad es que me sorprendió gratamente. También gracias al mismo amigo descubrí los primeros discos de Génesis, que tampoco los he vuelto a escuchar. Me apunto también este directo de Gallagher.

Un saludo!

Miguel Cobo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Miguel Cobo dijo...

Sudar hacia adentro sólo puede conseguirse ejercitando la autenticidad: Gym-blues del alma.¿Dónde está el gimnasio, maestro?
Erudición y pedagogía. Aquí se viene a aprender; a aprender disfrutando.
Gracias, mon ami

EMILIO CALVO DE MORA dijo...

Es fácil darle la razón: la lleva del todo, Jorge. Hay directos auténticos. Lo son casi todos. Depende de la implicación, del grado de interés en hacer algo meramente comercial (que haga espacio entre un disco de estudio y otro) o hacer algo memorable. Soy de la opinión que los discos en directo son para los fans verdaderos, sobre todo. Lo de tu hijo con Made in Japan... Hoy mismo, al leer esta mañana tu comentario, he pensado en no terminar el día sin ponerme Highway Star. Ha sido difícil. Por el tiempo. Estamos como estamos, Jorge. Pero hace unos minutos, a un volumen considerado, no como quisiera para darle pasión al asunto, me di el gustazo. Un saludo afectuoso...

Eric is God, Benta. Ok. Me gustó.

Pues dale. Bien haber servido para eso. Hoy he hecho lo propio con Deep Purple (Jorge)...

Mon ami, me gusta eso. La verdad es que no es pedagogía ni nada parecido. Bastante tenemos con la escuela. Se quedo en placer, en placer grande.

Anónimo dijo...

Magia potagia del megaupload y ya tengo dos de los que indicas. Uno está en el disco duro, oyéndose a todo cañón mientras escribo. Gracias. Bueno de verdad... Que pronto se acaba el asunto y a ver qué hacemos para ponernos al día.

Rafa

javier dijo...

Sorpresa al visitar esta pagina por casualidad, y grata al ver el comentario sobre Rory Gallagher, su sonido ha sido fuente de inspiracion a nuestro carabanchelero Rosendo Mercado, aunque salvando las distancias como es logico. Y desde aqui me atreveria a recomendar un disco de Dr. Feelgood "DAWN AT THE DOCTORS" un directo de 1994 en lo que fue la ultima actuacion de su cantante, un disco repleto de blues y rock del que denominaron de garaje. Sin excesivas pretensiones logra condensar la esencia de los directos en locales llenos de humo que ya no es posible ver.
Gracias por este espacio que procurare visitar de aqui en adelante. Un saludo a ti y a todos tus seguidores que los tienes por la variedad no solo en la musica, tambien en cine y literatura que ya son palabras mayores.