24.11.10

Lynch, Dios, K. y yo


Sé con más o menos certeza qué hay dentro de la cabeza de David Lynch. Una parte de la mía entiende a David Lynch. La otra se empecina en contradecirme y a poco que me descuido me desbarata lo que su mitad realiza. De hecho ahora está escribiendo la parte no-Lynch de mi cabeza. He pensado en esperar y escribir cuando el lado Lynch aflore, pero no obedece. Cuanto más me obstino en acceder a él, más se cierra. Si me dejo, si no muestro empeño en acercarme, acude y entonces veo la cabeza de David Lynch por dentro. Entiendo qué la mueve. Comprendo las razones que siempre se me resisten. Mi amigo K. dice que le pasa lo mismo con Dios. Dice que en ocasiones entra en la cabeza de Dios, pero en cuanto regresa a la realidad una turbiedad le ciega el entendimiento y no verbaliza el prodigio recién vislumbrado.
.

5 comentarios:

Mycroft dijo...

Me acabo de enterar de que le ha producido una peli a Herzog, no estrenada por acá. Menuda suma.

Ramón Besonías dijo...

A Lynch poco le importa la realidad impostada de la que podemos ser conscientes a través de los sentidos. A él le seduce más lo que entra en nuestra mente y sólo puede salir a base de arte, imaginación. Pretender comprenderle revierte la esencia misma de su propuesta.

Como bien dices, Emilio, eso de pensar a Dios debe ser igual. Cuanto más se deje uno "penetrar" por el misterio, antes se comprende lo que ya de por sí es inefable. Los místicos lo saben en carne propia.

Está claro ue hay cosas que deben ser degustadas sin prisa, con introspección y de manera libre, sin las presiones del devenir cotidiano ni la lógica. Traerlas a la realidad es aguarnos la fiesta.

EMILIO CALVO DE MORA dijo...

Vaya dos.
Me parecen saludablemente retorcidos.
Podía aliarse al dúo Abel Ferrara.

Es un sacerdote, un pastor. Sus feligreses se alimentan de incógnitas.

Alex dijo...

Si la cabeza de Dios es tan alambicada como la de Lynch todo, lo que vemos, vivímos y lo que no, tiene explicación.

Pagaría por ver un proyecto común entre Ferrara, Herzog y Lynch.

Anónimo dijo...

Mi parte no-Emilio te entiende a medias. Mi parte Emilio no sabe expresarse. And life goes on...
Besos.