14.10.10

Sinatra


En Capitol, probablemente, a mediados de los cincuenta..


Hay fotografías que registran todo el esplendor del modelo: captan una esencia, el magisterio de su oficio, cierta voluta invisible de rara perfección que incluso ellos mismos desconocen y que la cámara roba. Hay quienes, gozando de genio, no han sido pillados en un momento de esta vehemencia estética y quienes, no abundando en carisma ni en talento, tienen la bendita suerte de que un fotógrafo, tocado por el numen infinito, los salve del olvido y los eleve, merced a quien sabe qué inargumentables premisas, al olimpo mismo.
Esta fotografía de Frank Sinatra, en el estudio, cantando tal vez Love's been good to me o Angel eyes (que era una de sus favoritas) o I've got you under my skin (la mía) pertenece al muy escaso inventario de obras maestras en las que se matrimonian todos esos elementos infinitesimales que procuran, al final, todos ya hilvanados y en armonía, la perfección misma. Yo no me canso de verla. Además sé que detrás de la foto está la música: la que me ha hecho feliz y me ha entristecido, la que me ha zarandeado y me ha abandonado después sin atenciones, la que me ha dado más que mucha gente con la que comparto conversaciones y gestos. Eso tiene Frank Sinatra, eso (a dentelladas) da la música.


3 comentarios:

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
elprimerhombre dijo...

Sólo le digo que mi canción preferida es la versión de Sinatra de My Way. Siempre que la escucho se me pone la piel de gallina. Y buena foto, sí señor.

Un saludo!

EMILIO CALVO DE MORA dijo...

Me gusta casi todo de La Voz. My way es un cañón de luz en mitad de lo oscuro. Piel de gallina compartida, primerhombre. Otro.