23.10.10

Mentiras (necesarias)


Fernando Savater
decía en un librito muy ameno (El mito nacionalista) que las doctrinas políticas se escudan en falsedades astutas que pronto adquieren la popularidad suficiente como para ser atractivas y concitar el beneplácito y la adhesión del ciudadano soberano. Que la verdad, en política, no despierta nunca entusiasmo alguno, sino interesadas afinidades, complicidades de taberna o, a lo sumo, cercanías teóricas. Algo así viene a suceder en la vida, que es una espcie de madre amantísima de la política y es (inevitablemente) secuaz inteligente de sus prodigios y de sus debilidades.
Si siempre anduviésemos con la verdad, con la estricta verdad, la vida sería insoportable. Hay que impregnarla de una razonable ración de engaño. Toda la literatura se ampara en esta reflexión: el escritor traza una línea entre la realidad y la ficción y se encarama (ufano) a su prosa para contemplar con la debida distancia el paisaje narrado. Vivir, tal vez, consiste en un formidable y trabajoso slalon entre lo que es cierto y lo que no debe serlo, entre las certidumbres absolutas y las mentiras necesarias. En base a ese criterio, vamos tirando, con más o menos fortuna, ganando en experiencias y perdiendo en todo lo demás. Porque en lo demás acabamos siempre perdiendo.
Hay quien acepta este pacto y se deja engatusar por el engaño y quien, en la discusión con uno mismo, se tortura, se pierde, malgasta los días y las noches en la inútil empresa de razonarlo todo y darse el gusto (imprudente) de ordenarlo y creerse que algo de lo aprendido verdaderamente vale la pena. Ahí está el filósofo, que es un escritor más ensimismado de la cuenta. Por eso conviene que finjamos que todo va bien: que tal vez algo no marcha, pero que incluso esa inconveniencia formal está prevista y no debe alarmar ni fomentar el desencanto.
El escritor tiene un refugio extra al común de los mortales: su diálogo con la Eternidad, con todos los demás escritores que le han precedido en el jaleoso y febril decurso de los siglos. Cuando alguien escribe sobre la inmortalidad, Heráclito o Borges le miran. Cuando se escribe sobre la belleza, asiste Don Juan Ramón Jiménez o Ruben Darío. La mentira es un buen lugar para vivir en el mundo. Al menos, en lo libresco. Salinger no ignoraba este máxima. La literatura es un material fungible, hermosamente imperfecto, eventualmente útil, pero también es un artefacto de consumo, un bien más de la golosa cadena de montaje de la gran bestia capitalista. La literatura es entonces el simulacro de libertad dentro del estricto territorio de actuación en donde se nos ha permitido actuar. Sea cual sea. El escritor cruza esa frontera: va y viene por ella. Sólo él está autorizado. Los demás asisten a la ceremonia. Sólo eso. Buenas noches. Paso a desaturdirme. Un viernes excesivo. Me entrego al sueño.


10 comentarios:

PeterPank dijo...

El mismo discurso nihilista que Ortega: "yo soy yo y mis circunstancias"(acomódate a lo que hay). E sto ha hecho un daño irreparable.
La verdad es necesaria y edulcorarla con el narcotico de la mentira, en politica, es vivir, precisamente, como vivimos ahora. En politica, en la vida, el "como sí", es la mayor de las trampas y proponer que todo siga igual una aberración.

EMILIO CALVO DE MORA dijo...

Literatura delante de política, mentira creativa, sr. Pank. Solo eso. Un saludo

Ramón Besonías dijo...

Desde los sofistas, cabe claudicar ante la evidencia de que la verdad en política no es igual que en ciencia. Primeramente porque la verdad política se construye, no es; se hace, se fabrica en el trasunto social, dialogando, debatiendo, disputando y, si no hay consenso, tierando de votación. La verdad política requiere del arbitrio del "otro", del oponente, de la disparidad. Esa cualidad inherente a la democracia -ya lo advierte Platón- es también una debilidad. Porque la verdad queda en manos de la elocuencia, de la oratoria, del adorno bien dosificado. Si el ordaor tiene a bien ser honesto, seguidor de causas nobles, honrado, eso es algo que difícilmente podremos saber a priori. Elocuentes con o sin moral, al final todo depende de los pactos, tutelas, acuerdos bajo capa y demás menesteres cotidianos en la vida política.

La política es una ficción, lo es; es una ficción, pero colectiva. Viene a ser como el cine respecto a la literatura. La obra literaria depende a priori del autor, construyendo en soledad su ficción. En el cine, pese a que la idea y buen hacer del director sean esenciales (y un buen guionista), el resultado final se reparte entre numerosos agentes: maquilladores, actores, productores, tramoyistas, fotógrafos,...

EMILIO CALVO DE MORA dijo...

Un portento didáctico, un encomiable ejercicio de conocimientos, amenamente escrito, sr. Besonías. Qué nivel está tomando la zona de comentarios de mi humildísima página, qué contento estoy. Un abrazo. En lo demás, en el contenido, enteramente de acuerdo. Dime cómo no estarlo. Un abrazo.

Anónimo dijo...

Me aburre la política, me aburre cada día más, me aburre hasta decir basta y que me oigan, porque es que no nos oyen a alos ciudadanos y nos toman por gilipollas, con perdón, nos creen idiotas y actúan como si no supiésemos una mierda de la realidad y de la vida que nos están dando. Les damos poder y nos dan miseria. Es que estoy muy descreida hoy y me siento muy pisoteada por la politica y por los políticos. Siento el tono, de verdad. Para ser la primera vez que escribo, siento este tono, pero es una liberación. Además el fútbol de fondo me está poniendo DE LOS NERVIOS. El fútbol nos tiene la cabeza comida. Pan y circo, como los romanos. Te dejo, le dejo. Un saludo.


Rosa María Gómez

Ana dijo...

El comentario de PeterPank lo suscribo. El texto de Emilio, me encanta. No creo que hbablen en el fondo de la misma cosa, pero se complementan.Politica versus Literatura o algo así. Quién dijo que no había Cultura en los blogs?

Anónimo dijo...

Quisiera saber quien ha sido la persona responsable de redactar el post anterior, ya que ha resultado de enorme interes para mi calendario 2011

Anónimo dijo...

I wish I found www.blogger.com before ! Your site is very informative, thanks.

Thanxx

Anónimo dijo...

now in my rss reader)))

thanxx


newegg promo code

Anónimo dijo...

A wide fitness program tailored to an individual will undoubtedly nave on one or more delineated skills, and on age-[3] or health-related needs such as bone health.[4] Numberless sources[citation needed] also cite loony, social and heartfelt strength as an substantial part of total fitness. This is often presented in textbooks as a triangle made up of three points, which show physical, nervous, and psychotic fitness. Bones well-being can also prevent or handle numerous persistent well-being conditions brought on by way of insalubrious lifestyle or aging.[5] Working out can also help people forty winks better. To visit healthy it is mighty to preoccupy in material activity.
Training

Unequivocal or task-oriented [url=http://www.pella.pl]fitness[/url] is a living soul's ability to fulfil in a determined enterprise with a sound efficiency: for sample, sports or military service. Spelled out training prepares athletes to put on fully in their sports.

Examples are:

400 m sprint: in a sprint the athlete requirement be trained to master-work anaerobically from one end to the other of the race.
Marathon: in this wrapper the athlete ought to be trained to function aerobically and their perseverance have to be built-up to a maximum.
Many blazing fighters and constabulary officers subject oneself to level aptness testing to determine if they are capable of the physically demanding tasks required of the job.
Members of the Collective States Army and Army Nationalist Look after should be skilled to pass the Army Tangible Health Try out (APFT).