13.8.10

Los dos Peter Lorre



No hay un actor que me fascine más que éste. Tal vez Charles Laughton. Peter Lorre es cine puro, la cara que cualquier director querría y sobre la que montar una historia entera. La cara de Peter Lorre esconde un ángel y también un psicópata. O la teoría de mi amigo K.: el bien absoluto y el mal absoluto son, en realidad, la misma cosa. Eso de los extremos que terminan tocándose. Pero Lorre establece una línea subliminal de miedo que sobrepasa la posible ternura alojada en sus ojos, en su gesto de crápula sin amigos que se muere en las barras de los bares, despeñado en gin-tonics, ejerciendo el oficio de mártir anónimo que todos los que tienen una cara así ejercen alguna vez. Un miedo invisible, inargumentable: a Hitchcock le gustaban los tipos así, a mí me duele que el cine no tenga ahora ningún Lorre en cartel, ningún Laughton. Quizá la época desquiciada de un buen Christopher Walken o los años primerizos de Gary Oldman, antes de ser actor para todo y ganarse el afecto del ejército de admidores de Harry Potter, respetables todos, por supuesto.




Pero a Lorre le preocupa su lado enfermizo, que contagia ternura y miedo, que conmociona al espectador desavisado. Por eso se estiliza, se deja aconsejar, pierde unos kilos, se concentra en adquirir una pose glamurosa, y consigue que olvidemos al Lorre antiguo, al que nos asombró en M., el vampiro de Dusseldörf, el que amenaza a Humphrey Bogart en El halcón maltés, pero a mí me sigue fascinando el enfermo, el tarado, el vampiro. Seré yo todo eso y veré en el espejo al igual que respeto y admiro.


.

5 comentarios:

Francisco Machuca dijo...

Uno de los grandes,cierto.Tan sólo su intervención efímera en la mítica Casablanca lo dice todo.Y cómo está el actorazo en La burla del diablo,película genial de John Huston que fue escrita a modo de cachondeo entre copa y juegos de póker.Lo dice Capote a su manera,guionista también.
Por si no la ha visto,aquí le dejo lo que dice en esta película el gran Peter Lorre:

"¡Tiempo! ¡Tiempo! ¿Qué es el tiempo? Los suizos lo fabrican. Los franceses lo atesoran. Los italianos lo pierden. Los americanos dicen que es oro. Los hindúes que no existe. Y ya sabéis lo que yo digo; que el tiempo es un canalla."

Un cordial saludo.

EMILIO CALVO DE MORA dijo...

Ugarte, olvidé a ugarte. No tengo perdón.

Ramón Besonías dijo...

Lo de las dos caras de una moneda es una verdad meridiana. Lorre era capaz de expresar crueldad y ternura por igual. Será que en el fondo, la maldad nos fascina, pero también saca de nosotros una compasión que deviene en empática conmiseración por la desgracia que supone no poder dejar de ser un verdadero cabrón.

Buenas noches norteñas. Aquí más aliviados.

Iñaki Alonso dijo...

Uno de los grandes por haber salido en Casablanca y en el Halcón maltés, sobre todo. Yo pienso en Peter Lorre y se me viene a la cabeza el buen cine negro en blanco y negro de toda la vida. La frase que cita Francisco es magnífica, el tiempo es un canalla, pronunciado por uno bien interpretado siempre en las historias de la gran pantalla. Qué grande es el cine, qué felicidad da a quienes lo paladeamos, a todos los que somos más felices viendo películas.
Saludos

José Luis Martínez Clares dijo...

Qué gran entrada para uno de esos secundarios imprescindibles, sin los que el cine sería sólo una diversión de escaso argumento. Abrazos