27.3.10

Ping



Hay vidas improbables que le tocan a uno en suerte o es una sola vida y su vértigo la multiplica. Duele siempre su conclusión. La noticia del cese. La evidencia notarial del acta que rigurosamente consigna la ebriedad de los días, ese dulzor incierto en los labios que nos escolta, ufanos, al sueño. No es la fe, que preña la inteligencia de metáforas, sino la ficción, el libro prestado en el que caligrafíamos la desdicha, la gloria y también el fulgor invisible de estar vivos y celebrar en cada gesto el empeño. Vidas que son de otros. Sólo es nuestro lo que perdimos.

.

5 comentarios:

Ramón Besonías dijo...

Fabricamos el presente a través de las ficciones que soñamos, en parte con material del pasado que tomamos prestado y otro puñado sacado de la manga, por si la suerte teje para nosotros otro final, más dichoso, menos previsible.

Pero no hay desdicha en ello. Somos lo que queremos ser, siempre experiencia nueva, aunque tengamos que conformarnos con materiales desgastados.

Saludos, amigo. Por cierto, dejé unos artículos nuevos en mi espacio, menos poéticos pero algo dirán. Buenas vacaciones, las que tengas...

H. D. dijo...

El mundo es una ficción y somos los actores; lo que no sabemos es el autor. Algunos creen que es Dios. Yo en mi particular y hedonista modo de ver el mundo creo que no hay autor. Ninguno al que echar las culpas de los males ni tampoco ninguno al que agradecer las cosas buenas. Vivo mejor asi de este manera. Somos lo que perdimos y también somos, no lo olvides, lo que amamos. Amamos lo que tenemos y lo que ansiamos. Más lo segundo, más lo que no tnemos.

También te deseo buena semana santa, compañero.

Isabel Huete dijo...

Hoy le decía a otro amigo bloguero que la vida es un magnífico guión pero que nosotros somos malísimos intérpretándola. Creo que nos falta inteligencia para entenderla y menos aún para vivirla.
Besazos.

EMILIO CALVO DE MORA dijo...

Vivir adrede, tal vez sólo eso, Ramón, H.D., Isabel...Es verdad lo que te ha dicho tu amigo, Isabel,eso de que somos malísimos actores. El atrezzo es formidable. En eso no hay duda. Buen Domingo de Ramos a los tres. Sea eso lo que sea.

Juan dijo...

El alma está azotada por el dolor, y escribe... He ahí la grandeza del arte.