29.1.10

Es jazz


Charles Mingus, Roy Haynes, Thelonious Monk and Charlie Parker jam at The Open Door in Greenwich Village, Sept. 1953.

Puede que estén tocando What is this thing called love? o All the things you are. El que está más avejentado es Charlie Parker, pero sopla como si le mirase Julio Cortázar y le estuviese inventando un cuento. En menos de dos años no podría estar en la foto. Mingus está pensando que si falla una nota estará llorando toda la noche. Monk golpea las teclas como si fuese sábado por la noche y tuviese el alma empeñada en contrariar al cuerpo. Roy Haynes los mira con los ojos cerrados porque los tiene a los tres metidos en la cabeza. Es jazz. Es júbilo con síncopa.

(Pensé al ver la foto en Olvido porque sé que la entenderá sin oirla)
.

7 comentarios:

Andrés Velasco dijo...

Mingus, Parker y Monk son la semilla del jazz, la mejor música del siglo XX. Si quitamos la poesía, el cine y el jazz son como dijo Cabrera Infante "oficios del siglo XX". Sirva eso para darte la enhorabuena por tu excelente, en muchos sentidos, blog. Bien escrito sobre todo, muy bien escrito, paisano Emilio.

Andrés Velasco dijo...

En el triunvirato olvidé meter a Coltrane. Miles, en trompeta, completa los instrumentos capitales junto con un buen baterista como mi amado Elvin Jones. Me he puesto sentimental nombrando a estos monstruos. Saludos otra vez.

EMILIO CALVO DE MORA dijo...

Grandes siempre, Andrés. Veo que de verdad te gusta el jazz. Es cierto lo de los oficios del siglo XX. El cine y el jazz, de la mano, desde el principio hasta en la primera película sonora, pongo por caso.

Andrés Velasco dijo...

De hecho tuve un blog que luego cerré cuando vi que no podia dedicarle tiempo suficiente. Era de jazz y de cine y no como el tuyo, mucho mejor, donde metes de todo, como si fuese el periódico de Emilio Calvo de Mora, más o menos. Envidio sanamente a quienes teneis tiempo para estas cosas, yo no puedo, porque el trabajo me absorbe todo el tiempo del mundo y más todavía. Me encanta dedicarme un rato al dia cuando puedo a ver páginas de bloggers que se dedican a hablar de lo que les guste. Lo mejor de este mundo bloguero es que se escribe siempre desde el corazón y no hay ppresiones como las de los periódicos a la hora de escribir de una forma o de otra, untado o "sin untar2, tú ya me entiendes, Emilio. No dejaré de pasarme por aquí porque merece la pena. Un saludo grande y a seguir dando teclazos, jeje.

EMILIO CALVO DE MORA dijo...

El tiempo es una contrariedad salvo cuando se convierte en un amante siempre dispuesto. Hay que buscar el momento, Andrés. Estar alerta. Con el ojo cómplice. Hay que buscar el momento y entonces escribir. Se puede escribir mucho o poco, pero hay que darle todos los días (yo lo intento) un rato al sencillo gusto de ordenar palabras.

Rafa dijo...

Me he quedado con la foto y le hecho una copia en la mejor calidad posible. Nada de tenerle en el escritorio ni en el disco duro, la voy a poner en un marco y la voy a colocar en mi "pequeño altar de devociones"... Tengo ya a Scarlet Johansson, a Bill Evans sentado al piano, a los Beatles, a Marilyn Monroe en el afiche de Bus Stop, a Jimi Hendrix y ahora a estos 4 fantásticos del jazz. No tengo más pared pero si hace falta quito cosas inservibles y hago sitio, no creas. Gracias por el post.

EMILIO CALVO DE MORA dijo...

Te digo, Rafa, qué tengo yo en las paredes. Levanto la mirada y escribo: Casablanca, Gilda, Gone with the wind, The clockwork Orange, Marilyn riéndose, Historias de Filadelfia, La senda tenebrosa, Manhattan, el Chrystal Building y un espejo en el que podemos observar el logo de Justerini & Brooks...Al otro lado libros hasta el techo, discos al techo. En el centro, el que escribe, intimidado, gloriosamente intimidado.