20.11.09

Alida en Viena


Fue la novia de Harry Lime alejándose del cementerio en la bruma nostálgica de la cítara de Anton Karas, pero pudo haberse dejado amar por Holly Martins. Entre la tristeza sin aristas de Martins y la navaja encendida de Lime. Por las calles de Viena. En blanco y negro. En una mañana muy lluviosa de navidad en Córdoba, vi por primera vez a Alida Valli, y también fue la última, paradójicamente. Luego he visto algunas películas en las que esta dama italiana del cine ponía su rostro enigmático, duro, hermoso como un adjetivo en la nieve (Senso, El proceso Paradine, El grito) pero nunca tuve esa sensación de plenitud óptica absoluta. Anoche, ojeando una revista de cine, apareció esta fotografía. Contaban que había muerto. Entonces busqué El tercer hombre. No la vi entera. La tengo completa en la cabeza. Busqué el final. La cítara. El cementerio. Joseph Cotten, el novelista de serie B, el derrotado. Alida. Era muy hermosa.

.

4 comentarios:

Alex dijo...

De hecho, creo que he visto pocas mujeres más hermosas que la Valli en "El Proceso Paradine". Daba miedo. La escena final de "El Tercer Hombre" la envilece. La vida envilece, lo sabes.

EMILIO CALVO DE MORA dijo...

La vida envilece, pero la ficción nos escolta a la felicidad. A un tipo precario de felicidad, al menos.

Scotty dijo...

Ah, el comentario de Alex puede ser rebatido.

Si pensamos que la Valli pasa de largo ante Cotten despreciando al hombre íntegro para seguir alimentando su amor a un muerto que fue una basura sin principios ni moral, ni ética (¿estamos seguros?), vale...

Pero su actitud puede ser interpretada como un acto de grandeza, de fidelidad a un amor por encima de toda lógica, de tóda ética, de toda razón. Y en su gesto hay otra lectura: pasa de largo ante alguien que ha traicionado al amigo.

Puede que su personaje entienda que, al igual que ella hace con el amor, la amistad debería estar tambien por encima de cualquier principio y su indiferencia al pasra delante de Cotten es el mayor desprecio que ella hace a una traición, a un traidor.

Es un punto de vista...

Saludos.

EMILIO CALVO DE MORA dijo...

Yo sí veo desprecio, pero también cierta conformidad. Desdén casi. Lo bueno de todo esto es que cada uno formula una visión distinta. Y eso es lo bueno.