15.2.09

Joel & Clementine


Llevo todo el día pensando en Joel y en Clementine. He pensado en ellos distraídamente, que es como a veces se piensan mejor las cosas. He pensado qué estarán haciendo. Si los personajes de los libros o de las películas sobreviven al estrecho formato en donde otros les dan vida. Si están en la imaginación de quienes los leen o los miran y los escuchan en una butaca o tumbados en la cama. Flecos de una historia. Los pedazos visibles de lo que queda en el interior cuando el tiempo ha impuesto su rigor y su vértigo. Están Joel y Clementine y está la posibilidad de que algunas películas nunca te abandonen y estén contigo incluso cuando no tienes conciencia de su existencia. Y hoy ha sido el día de Joel y de Clementine y he buscado en donde sabía que podía encontrar la fotografía y la he recuperado para que alguna constancia escrita (eso es bueno) quede de mi arrebato de hoy. Nada que mañana no me haga levantarme y encarar el lunes con el entusiasmo de un viernes. Buenas noches.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Linda la pelicula y linda la historia. Me gusta mucho esta foto y me gusta mucho Jim Carrey, al que algunos quieren hacer pasar por cualquier cosa menos por un buen actor y ha hecho estupendas cosas. Por recordar, Majestuc o El show de truman, que me parecieron grandes peliculas aparte de su intervención. Enhorabuena por la página de cine que tan bien llevas. Iris

Alex dijo...

Joel y Clementine, su historia utópica, siempre están en mi mente, Emilio.

EMILIO CALVO DE MORA dijo...

Es una película adictiva. Piensas en ella. La recuerdas. La reinventas. La tomas como una extensión de tu propia vida. Jim Carrey es un actor estupendo que no ha querido siempre ser un actor estupendo, Iris.

Qué te voy a contar que tu no sepas, Álex. Utopía.

tomas dijo...

Gran genialidad, loca e insólita, enorme muestra de cine a contracorriente. Recuerdo que cierta gente salió espantada de la sala...es lo que tiene ir al cine como quien va al mercadillo de baratijas, sin información previa, sin buscar calidad, sin cerebro casi.