14.11.08

"... que dos carretas"











Invariablemente el ojo es cómplice de lo que no se ajusta al canon. Todo exceso apareja un desquicio sensible o, dicho de otra modo, cuando se cruzan un par de buenas tetas delante del campo visual el resto del mundo (incluyendo copas de martini, canapés de caviar y tal vez el secreto de la eterna juventud) desaparece. Katy Jurado, Jayne Mansfield y Marilyn Monroe nublan el tino de sus atribulados espectadores, aunque uno sea la inmarcesible (y entonces rutilante hasta el desmayo) Sofía Loren.

3 comentarios:

andrés arjona dijo...

Me recuerda un chiste demasiado obsceno para que aqui venga sin que nos pongamos todos un poco ruborizados. Pero es un post agradable a la vista. Y Sofia Loren sí señor sí que era una dama imponente. Me gusta mucho tu página.

Alex dijo...

Esto me recuerda que debo retomar mi serie de posteos: "Cuestión de Tetas"... De hecho, ya utilicé algunas de las fotos con que ilustras tu texto, Emilio.

Ni una panorámica del Gran Cañón supera en belleza a los pechos femeninos. Los filósofos tendrían mucho que decir sobre el tema y yo no lo soy. Sólo me queda confirmar tu sentencia...

lukas dijo...

Javier Marías incluye esa foto de la Mansfied y Loren en su novela Tu rostro mañana (3), en tu entrada se ve mejor aún, la suya es un poco amarillenta... La verdad es que sí, que tiran mucho dos buenas tetas, pero yo creo que vivimos en un tiempo en que el culo también manda, y mucho, podrías subir alguna foto de Melanie NUnes, considerada el mejor culo del mundo, jajaja...