19.11.07

Juegos florales, coches, el tiempo

Aquí están vistas ya ciertas cosas, y otras están a punto de verse, pero en el tramo que va de lo visible a lo invisible sucede la vida, suceden los colores, sucede el gasto interior bruto y la línea de flotación de los cruceros que fatigan el Egeo rumbo a la Atlántida. En el tramo que va de una llamada de teléfono a otra, de compartir un café a otro, mi amigo Julián y mi amiga Rosalía han comprado un coche nuevo. Si tardamos tres semanas más en vernos, en vez de coche, es una parcela en Villarrubia o una multipropiedad en Marina D'Or, ciudad de hipotecas. El tiempo eso es lo que tiene: que en sus latidos o en sus saltos, uno puede hacer muchas cosas o no hacer absolutamente ada. Entre un polvo y otro, decía el chiste, yo me fumo un cigarrito. Un cartón, añadió uno que pasaba, me fumo yo. Vi anoche a Julián, ya lo he dicho. Le han publicado un libro de poesía en el Ayuntamiento de la Villa. Una evidencia de que el talento no comprende de democracia y cae donde le apetece. Todo eso Julián lo sabe. Leyó unos versos en la barra del bar, refugiado en su gintonic. Nerviosamente, entre el sollozo por la emoión y al hipido por la vergüenza, acaudilló la antigua poesía floral de la posguerra. Todo estaba en esos versos: estaba la Historia. Entre la última vez que lo vi y anoche han pasado los meses suficientes como para que se compre un coche nuevo y haya publicado un poemario de pétalos y enamoramientos con acné y paseos por las acacias del bosques. Si nos frecuentamos de esta manera, la próxima vez ha viajado a Bolivia y trae una foto con Evo Morales, autografiada. Que tienes ya muchos años, Julián. Que como sigas cumpliendo años te vas a morir, le soltó Pedro, que escucha los poemas como quien oye el lánguido caer de las hojas en el parque. Ha empezado a llover.

2 comentarios:

Alex dijo...

También llueve por aquí, Emilio, al fin. Lluvia lánguida, poco insistente. Y la vida continua, eso también.

Felicidades para Julián en su nuevo parto.

EMILIO CALVO DE MORA dijo...

Julián ha leido el post. Se ha imaginado que hablo en serio.