5.3.07

PRIN' LA LÁ : ESTO ES PRIN' LA LÁ (2007)


The Incredible String Band + Leopoldo María Panero + Pink Floyd + Vainica Doble + Mecano + Enrique y Ana: Prin' La Lá.
El mérito ( enorme ) es batir esta mixtura y entregar un cancionero accesible, nunca pedante, reconvertible en pieza de culto cuando los años ( jueces ferreos siempre ) dicten su máxima y este grupito de niñas de Cabra ( Córdoba ), levemente adultas bajo la envoltura de la infancia o bajo la capa de la adolescencia, sean consideradas con probidad.
La argamasa de este tinglado psicodélico/infantil es Fernando Vacas, líder de Flow, que ha producido un disco distinto, adictivo, que genera adherencias entusiastas o ( conozco el caso ) repulsa inmediata. Estas niñas cucas componen, cantan y transmiten la sensación de que no todo en este mundo del disco es montaje. Aquí hay verismo, honestidad brutal ( como diría Calamaro ), ganas de contar cuentos musicados, pero escama tanta madurez en muchachas tan mocitas. Por lo demás, flanes golpeados, delicadas estructuras de cuerdas que remiten a Pauline en la playa, sin ir más lejos. Salvo una pieza ( sorprendetemente atribuida al dúo que los hijos de Rocío Dúrcal, Antonio y Carmen, formaron en los ochenta, La tristreza del electrón ) los créditos cuentan que todas las canciones son de Macarena, Isabel, y Blanquita, estas primas inspiradas, provincianas y cosmopolitas, sorprendentes, traviesas, libres como niñas en un patio de escuela. Este escribiente está fascinado por las letras, contagiado de su fantasmal concepto de pop, novedoso y abrupto, dulce por tramos y levantisco, en otros. Mi Ipod callejero se complace con sus notas. Yo extrujo las melodías calle abajo, calle arriba. Ahora soy ratón. Flan golpeado. Incadescente voluta de amor que se eleva y explota en cien sonetos de espuma azul en un cajón lleno de tijeras y polvos de bruja.
La mejor canción: Con gotas de limón. Una melodía sencillamente incomensurable. Una delicadísima brevedad destinada a ocupar el personal ránking de melodías delicadas y breves de mi memoria.
Conmocionan.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Son adictivas. 3 adorables criaturas que pueden hacerte feliz en una canción de tres minutos. O entristecerte hasta llorar. Naves que dan vueltas a un balón, mi favorita. El comienzo, increíble.
Buen blog

Pedro Jiménez